La conectividad en el medio rural

16 noviembre, 2018 0 Por admin

«El desarrollo dirigido hacia la gente sólo puede alcanzar todo su potencial si la población rural se involucra y tiene interés y si comparte la información y el conocimiento. La comunicación se encarga de la dimensión humana del desarrollo: esta entabla un diálogo con la población rural, los involucra en la planificación de su propio desarrollo, les provee información como base para el cambio social y les transmite conocimiento y las habilidades requeridas para mejorar su calidad de vida. Las metodologías e instrumentos de comunicación pueden ayudar a superar las barreras del analfabetismo, el idioma, las diferencias interculturales y el aislamiento físico». (FAO 1996)

Internet es un instrumento de usos múltiples que fundamentalmente permite a la gente trabajar junta y aprender unos de otros. Los resultados de los proyectos que se sirven de Internet no son técnicos sino humanos y sociales. Internet es esencialmente un instrumento que mejora las relaciones humanas. Los proyectos no necesitan ser impulsados por intereses técnicos sino por el conocimiento humano, la comunicación y las relaciones sociales

Cada iniciativa tendrá sus propias características debido a la particularidad de la comunidad local involucrada y su respectivo acervo social, cultural y económico, por eso, optimizar la información rural comunitaria y los recursos de comunicación son objetivos ligados a los esfuerzos que apunten a mejorar la capacidad de las organizaciones y de la población rural para utilizarlos de la manera más efectiva y sostenible.Sobre la conectividad es que se va a desarrollar este apartado. En el siguiente cuadro, se puede observar que el 45,3% de los encuestados del universo de productores de Cambio Rural no posee internet, imposibilitándolos a una herramienta de comunicación, en donde dificulta la accesibilidad en temas relacionados con educación, salud, de producción y financiera.

Por otro lado, un 36% manifestó que si tiene acceso a internet pero por intermedio de la telefonía móvil. Este indicador, nos permite observar que las nuevas tecnologías, como los satélites y los sistemas de telecomunicación inalámbrica, como son los teléfonos celulares, pueden proporcionar, a los países como la Argentina, en una “infraestructura instantánea”, sin necesidad de construir redes terrestres que son muy costosas. Siguiendo con esta línea general sobre la conectividad, sólo el 17% de los beneficiarios encuestados expresó que tiene

Sistema de gestión de Cambio Rural

Acceso a internet en su establecimiento. Sobre este dato analizaremos más adelante, en donde se detallan las zonas involucradas.

La iniciativa de Internet dirigida al desarrollo rural requiere cierta cautela. Las diferentes regiones, organizaciones y comunidades tendrán distintas necesidades en cuanto a su aplicación, al fortalecimiento institucional y a la tecnología

FUENTE: sistema de Gestión de Cambio Rural

Sobre la accesibilidad en relación a las regiones de la Argentina es que también se realiza un análisis. Si bien podemos observar que la región pampeana es la más beneficiosa en cuanto a conectividad, por presentar un mayor porcentaje en cuanto al acceso a internet por telefonía móvil y accediendo también en el establecimiento, es la zona con mayor cantidad de productores que no poseen internet, un 42% de los beneficiarios encuestados residen en la zona pampeana. Por otra parte, el Noreste argentino cuenta con una brecha de desigualdad en conectividad extensa, el 58% no tiene acceso a internet, mientras que los productores que si poseen, en su mayoría lo acceden por intermedio de la telefonía móvil. La región del Noroeste es otra zona en la cual el acceso a internet es escaso. Sólo un 7% de los productores tiene acceso a internet en su establecimiento y en relación con las demás regiones, figura con un 4%, demostrando así el escaso desarrollo de infraestructura en cuanto a conectividad. La Patagonia no queda ajeno a este dato de aislamiento rural. La distancia promedio entre puntos poblados es enorme y ello complica la arquitectura de las redes, la eficiencia de su uso y aumenta el costo de los vínculos terrestres necesarios para cubrir geográficamente el territorio. El 60% de los consultados no cuentan con internet y el grueso de los consultados puede acceder por telefonía móvil. Por último, la región en donde las zonas rurales se encuentran más interconectadas, es en Cuyo, en donde más del 60% cuenta con esta herramienta de comunicación, facilitando al desarrollo agrario integrado aplicado a la red de internet.

Invertir en el desarrollo requiere de cierta visión. Las iniciativas de desarrollo que requieren tecnología a veces pierden de vista la dimensión humana del desarrollo. La meta de un enfoque integrado, destinado a mejorar el servicio de Internet para el desarrollo rural agrario, es permitir que la población rural potencie los recursos que la comunidad necesita para mejorar sus condiciones de vida. Las redes de comunicación que permiten la transmisión de información hacia y desde las comunidades agropecuarias, así como en y entre las distintas organizaciones intermediarias que atienden directa o indirectamente a las comunidades rurales y a los productores, ayudará a fortalecer los recursos de la comunidad. Se requiere, entonces, de una visión que incluya a todos los actores involucrados, que la gente en el agro tenga acceso a los mismos instrumentos y recursos de información a que tienen acceso las zonas urbanas.

Internet no es una panacea para el desarrollo rural pero aporta nuevas fuentes de información que pueden abrir otros canales de comunicación para las comunidades rurales y las organizaciones agrarias. Esta red ofrece un medio para atenuar la brecha que existe entre los profesionales del desarrollo, la población rural y los productores a través del diálogo y la interacción. Asimismo, promueve nuevas alianzas y redes interpersonales, además de nexos transversales y paralelos entre organizaciones. Pero lo más importante reside en que apoya mecanismos que se articulan a partir de la base y que permiten compartir necesidades y conocimientos locales. Los beneficios principales incluyen además una mayor eficiencia en el uso de recursos para el desarrollo, menor duplicación de actividades y costos reducidos de comunicación, así como un acceso global a la información y a los recursos humanos.

FUENTE: Sistema de Gestión de Cambio Rural

Finalizando con este apartado, en países que se encuentran en vías de desarrollo es frecuente encontrar en zonas rurales la ausencia o insuficiencia de infraestructura de comunicaciones las cuales, a más de ser extensas en comparación con las zonas urbanas de las ciudades densamente pobladas, son fuente de recursos potenciales (renovables y no renovables) que permiten el desarrollo de un país.

Respecto a la conectividad en relación al lugar en donde viven, se observa que el gran porcentaje que no posee internet son quienes viven en el campo. Corresponden a un 36,5% del total de la población beneficiarios del programa. En contraposición, hay 3,2% de productores que habitan en centros urbanos con más de 300.000 habitantes que no cuentan con internet. Este desfasaje de porcentajes, explica que desarrollar infraestructura de comunicaciones en las zonas urbanas, corresponde a que los costos de instalación son menores y la demanda de servicios es más alta.

Así mismo y continuando con el universo de productores que viven en el campo, un 45% manifiesta que no posee internet, un 29,8% expresa que tiene por intermedio de telefonía móvil y un 23,5% cuenta con internet en el establecimiento. Este porcentaje continúa con la línea argumental en donde los altos costos financieros que representan ciertas alternativas tecnológicas por las dificultades para su instalación en entornos rurales, la ausencia de infraestructura de accesos y de redes de suministro de energía eléctrica y actividades de mantenimiento suponen grandes inversiones para aplicar tecnologías que no sean apropiadas al medio.

El gráfico demuestra que las infraestructuras de acceso a las telecomunicaciones están lo suficientemente bien desarrolladas en las localidades con mayores cantidad de habitantes. De todas maneras, en cada uno de los grupos, salvo en los que habitan en zonas de más de 300.000 habitantes, el porcentaje de productores que no tienen alcance a internet es mayor.

Sobre este dato, es que deberían enfocarse las políticas públicas, en donde el acceso a internet facilita la participación directa de la población rural en el desarrollo, reduciendo las distancias, conectando las zonas remotas, planificando procesos de producción, cotizaciones de los mercados nacionales e internacionales y con temas relevantes como la educación y la salud.

Nota extraída de: https://www.agroindustria.gob.ar/sitio/areas/cambio_rural/boletin/conectividad.php